Datos históricos y geográficos

Compartir
Vota:

El casco urbano presenta diversas muestras de arquitectura popular. Las viviendas forman pequeñas manzanas, son poco voluminosas y construidas con piedra, tapial y en menos medida ladrillo, destacando enormes portadas con arco de medio punto. La localidad tiene un trazado urbano en terreno llano, con predominio de una amplia plaza. La arquitectura popular presenta cierta homogeneidad y responde al tipo usado por toda la comarca.


La Iglesia parroquial, de la Asunción es del siglo XVIII, se edificó bajo la orden del abad de Montearagón, don Pedro Nolivos. Cuenta con tres naves divididas en cuatro tramos cubiertos por bóveda de lunetos en la central, y de lunetos en las laterales. En su interior se conserva un bonito retablo y custodia que durante 1858 experimentaron un proceso de decoración mandado por el abad Miguel Asín.


La ermita de San Pedro, de la que sólo quedan pequeños restos que permiten apreciar su planta rectangular, y el puente que cruzaba el río Flumen son algunos de los atractivos que nos encontramos en los alrededores de la localidad.


Desde el pueblo por una pista asfaltada y sobre un monte, en destacada situación que puede verse desde la capital de la provincia, muy cerca de los ríos Flumen e Isuela, con las sierras de Guara y Gratal cerrando al norte el horizonte, está el castillo de Montearagón (siglos XI-XIII) de planta irregular, que tuvo diez torres. El castillo lo construyó el rey Sancho Ramírez, en 1085, con intención de fortaleza y como base para el asedio a Huesca, en manos musulmanas, y entregado a cinco caballeros de sus mesnadas. En 1093 hacía cesión de este fuerte a gentes eclesiásticas instituyendo allí al mismo tiempo un monasterio de canónigos regulares de San Agustín encargados de rezar por el reino de Aragón.


Sus orígenes fueron de convento-fortaleza, de la orden agustina, aunque, actualmente se halla en ruinas, tras el incendio del siglo XIX. Se puede contemplar su silueta, desde gran parte de la comarca, destacando la torre albarrana, torre del homenaje y parte del recinto amurallado. El retablo mayor, del Gil Morlanes, se expone en el Museo Diocesano de Huesca. El emplazamiento sigue siendo un privilegiado mirador de toda la Hoya, a las Sierras de Guara y el imponente Salto de Roldán, todo ello enmarcado por el telón de fondo que ofrecen los Pirineos. Su valía histórica y artística le han servido para ser considerado como Monumento Nacional en 1931.


Podemos acercarnos también al acueducto romano que se encuentra en la zona, era el que abastecía a Huesca durante los primeros siglos de nuestra historia, y actualmente sólo conservamos algunos restos que así lo atestiguan.


 


Ayuntamiento de Quicena - Avenida La Canaleta, nº 2 - 22191 Quicena (Huesca) - Tel. 974 246 419- e-mail: ayuntamiento@quicena.es

 


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca
  • Plan Avanza
  • Ministerio de Industria, Turismo y Comercio

Ayuntamiento de Quicena - Avenida La Canaleta, nº 2 - 22191 Quicena (Huesca) - Tel. 974 246 419- e-mail: ayuntamiento@quicena.es